A mi aire 179: Cabras, delfines y leones (20 de mayo, 2016)

Hola amigos, bienvenidos a esta nueva emisión de “A mi aire” del 20 de mayo. Estupendo mes el mes de mayo para caminar, ¿no estáis de acuerdo? La naturaleza nos ofrece en esta estación cosas espectaculares, pero a veces también extrañas, raras, especiales… ¿Qué puede pasar caminando por el campo? Pues, por ejemplo, encontrarse cabras [1] o … delfines, ¡sí!, delfines. Hoy os voy a hablar de encuentros raros, de imágenes sorprendentes, y al final os contaré la dura historia de unos leones peruanos y colombianos, pero que tiene un final feliz.

***

Una cabra, había una cabra negra en el camino. Era pequeñita, tenía los cuernos diminutos y estaba tumbada mirando al infinito. ¡Ay, amigos!, la cabrita estaba muerta. Tenía la tripa abierta, las costillas fuera, la sangre roja resbalaba [2] hasta el suelo… ¡uf! ¡qué horror! Acababa de pasar, sí, hacía unos minutos, acababan de matar al animal y nosotros habíamos asustado al depredador [3] haciéndolo huir [4]. - ¿Quién habrá matado a la cabra?- pregunté a David, - ¿habrá sido un águila? ¿un buitre [5]? ¿qué piensas?-. Mi amigo me contestó - quizás un lobo -. La verdad es que no teníamos ni idea. Por una parte el espectáculo me horrorizaba, por otra parte no podía apartar la vista [6] del animal tumbado en el suelo. Empecé a pensar en lo que podría haber pasado… A lo mejor un lobo se había escondido detrás de alguna roca [7] esperando a que la cabra empezara a comer hierba tranquilamente, entonces, tal vez el animal saltara sobre la indefensa [8] cabrita, matándola sin piedad [9]. Sí, seguramente había ocurrido algo así. Bueno ¿y si hubiera sido un águila? Me hubiera gustado verlo de lejos. ¡Y pensar que había habido tanta acción hacía solamente unos minutos!, parecía imposible.

Pizzo LeoneNosotros estábamos llegando a la cima del Pizzo Leone, habíamos subido la última pendiente [10] cuando el pico del monte tichinés se nos presentó a 300 metros. No había nadie, no se oía nada, se respiraba paz y tranquilidad. La vista desde allí arriba era grandiosa: el lago Maggiore a un lado, Centovalli al otro… Aquel día el tiempo era muy extraño, el cielo estaba cubierto, hacía aire y aire era frío. Podía llover o nevar en cualquier momento. Por eso mismo no había nadie allí arriba, por eso estábamos solos. Bueno, solos con el lobo o el águila o el buitre o el animal que fuera… Estábamos solos con los habitantes del Pizzo Leone y la cabrita muerta, la sensación era muy rara.

Decidimos continuar andando y nos dirigimos a la cruz de la cima [11]. Estábamos allí y queríamos coronar el monte [12]. Pues, ¿sabéis lo que pasó después? ¿Qué pensáis? A ver: ¿volvió el lobo, el águila, el buitre o el animal que fuera a finalizar su banquete [13]? Los animales son muy listos, estando nosotros allí no pasó nada, no vimos a ningún animal. Yo creo que el lobo, el águila, el buitre o el animal que fuera nos oyó o nos olió y nos dejó en paz. Seguramente el depredador volvería por la noche a por su cena, a no ser que antes otro animal más espabilado [14] aprovechara tan rico manjar [15] y se lo comiera enterito [16].

***

Estas cosas pasan en la naturaleza, es ley de vida que un animal mate a otro para comer, lo que no es normal es que aparezca un delfín en la Casa de Campo de Madrid, eso sí que no es normal. Os voy a contar la extraña historia. A finales de marzo estaba un hombre paseando con sus dos perros por el parque madrileño de la Casa de Campo, cuando de repente uno de los canes empezó a ladrar nervioso. El hombre se acercó y descubrió el cadáver de un delfín de unos dos metros envuelto en una malla [17] metálica. El descubrimiento fue muy raro. Al principio el hombre pensó que era un cocodrilo, pero luego se dio cuenta de que el animal tenía aletas [18] y no patas, ¡no podía ser un cocodrilo! El hombre llamó a la policía y desde entonces se está investigando cómo pudo llegar el cetáceo a Madrid, donde no hay playa. Extraño, ¿verdad? Es súper extraño.

Primero se pensó en que podría ser un robo, después se habló de un posible tráfico ilegal de animales y finalmente especialistas en zoología marina son partidarios de otra teoría. Creen que el cuerpo del delfín estaba enterrado y envuelto en una malla metálica para que la naturaleza hiciera su función, para que la carne del cetáceo se convirtiera en polvo y que luego se pudieran coger los huesos del delfín bien limpios. Claro que… hay otras preguntas abiertas. Una es cuál es la finalidad de todo esto, ¿para qué alguien hace una cosa así? Se piensa que el autor del hecho puede querer los huesos como decoración (un poco absurdo, ¿no?). Y la otra pregunta es: ¿Quién ha podido robar o pescar un delfín y llevarlo hasta Madrid para enterrarlo así hace un año? ¿En qué cabeza cabe [19]? Para mí solo un loquito puede tener esta idea, ayayay. Lo que sí se sabe es que el delfín viene del mar porque en Madrid no falta ninguno de los 11 delfines inscritos en la capital, todos viven en Zoo Aquarium. De momento los huesos del delfín están congelados en el Centro de Protección Animal. Ya veremos si la policía consigue aclarar el caso. La historia es digna de una película de intriga y suspense.

***

Y ahora os regalo una última historia. Esta vez tiene lugar en Latinoamérica, en Colombia y Perú y sus protagonistas vuelven a ser animales, pero esta vez la historia tiene un final feliz. ¡Escuchad!

20160520 Sp leonNació en un circo. Su habitación era pequeña, rectangular, tenía barrotes [20] que le dejaban mirar más allá, pero esos barrotes de hierro fuerte le impedían moverse en libertad. En cuanto empezó a crecer, le enseñaron a pasar a través de un aro, a saltar por encima de su compañero, a dar vueltas alrededor de la pista del circo. Lo peor fue cómo le enseñaron a hacer esto, cómo le domaron [21]… Nuestro amigo era fuerte por naturaleza, tenía dientes y garras [22], por su constitución necesitaba comer carne ¡y mucha!, de 5 a 7 kilos al día. El ser humano a veces es cruel. Nuestro león pasaba hambre y para que este león pudiera entretener a los niños en el circo, para que este león fuera aplaudido por pequeños y mayores en espectáculos absurdos, le hicieron mucho daño. Le quitaron las garras y le sacaron algunos dientes. Con un látigo [23] le daban las órdenes necesarias para actuar en la pista. En fin. Triste.

Pero nuestra historia termina bien, muy bien, incluso. Desde 2011 están prohibidos los espectáculos con animales en circos peruanos y colombianos y una ONG británica acaba de salvar hace un mes a 33 leones de su cautiverio [24]. Os cuento. La operación se llamó “Espíritu de Libertad” y empezó en Bacaramanga, Colombia. De aquí 9 leones viajaron por tierra hasta Bogotá y de ahí tomaron el avión hasta Perú. Fue en Lima donde se reunieron los 33 felinos, 22 machos y 11 hembras, para continuar su viaje hasta Sudáfrica. Los preciosos animales fueron liberados el fin de semana del 1 de mayo en la reserva natural de Emoya, por fin nuestro león, junto a 32 más, recuperó la libertad.

- ¿Y por qué los han llevado a una reserva y no los han dejado en la selva?- Os preguntaréis. La respuesta es sencilla. Es que muchos de estos animales no tienen garras, a otros les faltan dientes e incluso hay un león que tiene solo un ojo. Por eso los leones no podrían sobrevivir en la selva africana. Esta solución de la reserva de Emoya es perfecta. Cuando yo vi por la televisión la alegría de los leones al llegar a la reserva y tumbarse en el suelo y andar despistados [25] por las 5.000 hectáreas de la sabana, no pude dejar de sonreír y de pensar que los 300.000 dólares que ha costado la operación han merecido la pena. Sí, absolutamente.

****

Bueno, y así llegamos al final de este podcast. Acordaros de que PodClub está en Instagram. Podéis ver fotos de mi excursión al Pizzo Leone y de alguno de mis animales preferidos, que hoy son perros, delfines, cabras y leones. Y vosotros también podéis colgar fotos con gusto de los animales que queráis. Todo con el #PodClubAlicia o #amiaire.
Yo volveré a estar online el día 3 de junio para hablaros de mi viaje a Berlín, entre otras cosas. Os espero en página web www.podclub.ch o vía app. Mientras tanto podéis practicar con el entrenador de vocabulario las palabras nuevas de esta emisión. Hasta entonces, cuidaros y que os vaya muy bien.


[1] (la) cabra: animal ágil que vive en el monte; tiene el pelo negro, áspero, muy corto y cuernos vueltos hacia atrás
[2] resbalar: deslizarse, bajar con suavidad por una superficie, bajar hasta el suelo involuntariamente
[3] (el) depredador: dicho de un animal que mata a otro de distinta especie para alimentarse
[4] huir: escapar, alejarse, irse muy rápido por miedo
[5] (el) buitre: ave rapaz que come carne
[6] apartar la vista: quitar los ojos de algo, no mirar
[7] (la) roca: piedra grande
[8] indefenso: que no se puede defender, proteger
[9] sin piedad: sin lástima, sin contemplación, sin miramientos
[10] (la) pendiente: cuesta, terreno inclinado; lo contrario de llano y liso
[11] (la) cima: el pico, la parte más alta de una montaña
[12] coronar el monte: llegar hasta la cima, hasta el punto más alto
[13] (el) banquete: comida fantástica, estupenda
[14] espabilado: despierto, listo
[15] (el) manjar: algo de comida delicioso
[16] enterito: completo
[17] (la) malla: una red
[18] (las) aletas: con ellas nada el pez
[19] ¿en qué cabeza cabe? : es una expresión que significa ¿quién puede hacer algo así de absurdo?
[20] (el) barrote: barra gorda de hierro que suele haber en una jaula o en una cárcel
[21] domar: hacer dócil y bueno a un animal con ejercicio y enseñanza
[22] (la) garra: pata de los animales con uñas largas, fuertes y afiladas
[23] (el) látigo: está hecho con un palo o una barra y una cuerda larga con la que se pega, se golpea fuerte, se castiga
[24] (el) cautiverio: vida en la cárcel, vida en un sitio sin libertad
[25] despistado: desorientado (sin orientación), distraído