A mi aire 184: Viajar sola, el Monte Perdido y una original partida de ajedrez (9 de septiembre, 2016)

Hola amigos, bienvenidos hoy 9 de septiembre a "A mi aire". Parece que el verano continúa, todavía hace calor y yo no tengo el chip del otoño, por eso voy a seguir hablándoos de mis vacaciones, de cómo fue el viajar sola hasta Barcelona. Después os contaré dos leyendas del Monte Perdido y terminaré el podcast hablando de una partida muy especial de ajedrez [1] que ha habido en un pueblo de Castilla.

***

Carretera y carretera. Este año me fui en coche a España yo sola y me perdí por Francia buscando Valance. ¡Ay sí! Es que decidí ir a Valance por Grenoble y nada más salir de Ginebra seguí las indicaciones que estaban en el cartel verde. Aquí en Suiza para tomar la autopista tienes que seguir las indicaciones verdes, pero en Francia y en España… ¡las azules! De verdad, de verdad, ya lo sabía, pero estaba al volante [2] y se me olvidó. Esto de conducir sola no es muy bueno, no hay nadie que te diga: no Alicia, ¡por ahí no! - Yo tomé la carretera y de repente me encontré en medio de montañas, en un valle perdido donde había pocos pueblos y pocos coches... Estaba en la carretera nacional. Definitivamente me había equivocado. Así que paré el coche y estudié el mapa. Yo no tengo GPS, pero tengo un mapa de carreteras normal y corriente [3], sin mucho detalle. ¡Tremendo [4] error, amigos! Ya me di cuenta. - Es la última vez que viajo sin GPS -, me dije en aquel momento. Pero como soy optimista, pensé: Alicia, al mal tiempo, buena cara [5]. Disfruta la carretera y despacito llegarás a Valance -. Eso hice, me puse la música más alta y no me importó llegar al Ibis a las 11 de la noche.
Fue toda una experiencia esto de viajar sola tantos kilómetros. Por una parte me alegré de haber sido tan valiente, pero por la otra... creo que es la última vez que lo hago. Es que me cansaba y no podía cambiar con nadie. Entonces paraba, me tomaba un café y hablaba con los otros turistas que también iban hacia el sur. Por cierto, conocí a una pareja de holandeses que iba a Granada y que allí en Francia no podía pagar con su tarjeta de crédito. Pobrecillos, tenían problemas con la Visa y la Mastercard. No sé qué harían al final, porque iban a Andalucía y no podían ni pagar, ni sacar euros... Yo casi nunca llevo dinero en efectivo. Si me hubiera fallado la tarjeta, no sé qué hubiera hecho... En fin, el viajar sola fue una experiencia, como os digo. Menos mal que conduje sola únicamente hasta Barcelona, porque allí me encontré con David y ya fuimos dos al volante. ¿Vosotros habéis viajado solos alguna vez en coche y hecho tantos kilómetros? Yo al final hice unos 1000 kilómetros, que no está nada mal.

***

Pues de Barcelona fuimos despacito al Valle de Ordesa. El último día os hablé de cómo fue el alojamiento en la casa rural, de cómo nos trató la dueña de bien. ¿Os acordáis? Bueno, pues hoy os quiero hablar de las montañas de por allí, y en concreto del Monte Perdido. Ya el nombre invita a soñar, ¿verdad? El Monte Perdido tiene 3.355 metros de altura y es la montaña más impresionante y peligrosa del Pirineo. Dice la leyenda que es tan grande como la falta de caridad [6] del pastor [7] al que San Antonio pidió algo para comer. Sí, mirad, al parecer estaba un pastor tan tranquilo cuidando sus ovejas, cuando se le acercó un mendigo, un hombre pobre y sucio. El hombre pidió algo para comer al pastor, le dijo que tenía hambre, que le diera cualquier cosa. El pastor miró hacia el otro lado ignorando [8] al mendigo. Este pobre era San Antonio y él le dijo al pastor: te perderás y crecerá una montaña tan alta como tu falta de solidaridad -. Y así fue. Cuando San Antonio desapareció, una niebla muy densa inundó [9] el valle. La niebla era tan tan densa, tan cerrada que no se veía nada. Por eso el pastor no encontró el camino de vuelta al pueblo y se perdió. Al día siguiente había una montaña nueva, a la que llamaron el Monte Perdido. Al pastor no se le volvió a ver nunca más.
Esta es una leyenda, pero mis padres me regalaron un libro muy antiguo del Parque Nacional de Ordesa y en este libro se cuenta otra leyenda diferente del Monte. Mirad, os la voy a contar también. ¡A ver cuál os gusta más!
Libro del Parque OrdesaHace muchos años vivía en una cabaña del Pirineo un hombre que se llamaba Atland. Él era un hombre fuerte, un guerrero que vivía solo en las montañas como un ermitaño [10]. Atland tenía muy mal carácter y la gente del pueblo le tenía miedo. Unos decían que era un guerrero que tenía que pagar por sus pecados [11], otros hablaban de él como un delincuente [12], un hombre que guardaba en la cabaña sus tesoros, y otros decían que era un mago…
Los años pasaron y despacito, poco a poco, la paz del valle de Ordesa se le metió a Atland en el cuerpo. La naturaleza le dio tranquilidad y le convirtió [13] en una persona más amable. Nuestro ermitaño sintió la alegría de vivir el momento. Justo cuando esto le pasó, llegó un cazador a la cabaña de Atland y el cazador lo mató. Así de triste es a veces la vida: cuando uno consigue la paz, muere. Al cazador no se le volvió a ver nunca más y encima de la cabaña creció un monte enorme, el Monte Perdido. Extraño el destino de Atland, ¿no? Murió justo cuando encontró la paz y la alegría de vivir...

****

Un horizonte infinito, una meseta grande y ancha, campos amarillos y ocres. El suelo está seco, hace mucho calor, pero en esa pampa se respira paz. ¿De qué región de España os hablo? Sí, otra vez os hablo de mi querida Castilla. Aunque el paisaje invite a la soledad, no todo el mundo la acepta, no. Hay pueblos prácticamente despoblados [14], pero sus habitantes se empeñan [15] en no caer en el olvido y organizan actividades fantásticas. Mirad, un pueblo de Guadalajara ha organizado un torneo de ajedrez. Eso es algo normal, diréis. Sí, claro, jugar al ajedrez se puede hacer muy bien a 35 grados a la sombra, igual que jugar a las cartas. Pero en Hinojosa [16] han organizado una partida muy original. Primero hubo un torneo normal de ajedrez y después, el 20 de agosto, los finalistas jugaron con otro tablero y otras fichas. El tablero eran 26.000 metros cuadrados de terreno y las piezas eran 30 tractores y dos Castillacosechadoras [17]. Las cosechadoras eran los reyes. Sí, lo que estáis oyendo, se jugó el segundo “Torneo de Ajedrez con Tractores”. El primero fue en el 2012 y ahora ha sido el segundo. El objetivo era dar a conocer el pueblo y la región, pero costaba mucho dinero el organizar algo así. Por eso lo han conseguido solamente ahora, a los 4 años de la primera vez. Los pueblos de los alrededores también han ayudado económicamente a este evento, porque al final disfruta y se aprovecha del acto toda la región, toda esta Siberia Ibérica.
Pues, a Hinojosa fueron unas 1500 personas a ver la partida y después se las invitó a todas a comer caldereta de cordero [18]. ¡Fantástico acontecimiento [19] para que los pueblos no mueran! Ese día se oían cosas por los altavoces como: - Paco, tú eres el caballo, mueve el tractor al campo número 14-. Y allí va el tractor, al campo número 14. Felix comentó al final de la partida que él era un peón, que movió sólo una vez y luego le mataron y tuvo que salir del campo de juego. Aun así le gustó participar, contó. Genial, me parece. ¡Qué dimensiones, ¿verdad?! ¡Qué idea más original!
Os cuento esto porque me encanta oír estas historias, me gusta mucho lo que se hace para atraer turistas, para mantener el pueblo con vida. Yo os animo a conocer Castilla, es una zona impresionante de España, muy distinta a La Costa del Sol o a La Costa Brava. Para mí los castillos de Castilla, son tan bonitos como las mezquitas y alcázares [20] de Andalucía. Y los pueblos de piedra tan dignos de ver como los pueblos blancos de la provincia de Cádiz.

***

Y así llegamos al final de este podcast. Pero antes de terminar, decidme: ¿qué leyenda del Monte Perdido os ha gustado más? ¿La del pastor y San Antonio o la de Atland? A mí me hace gracia ver la de leyendas diferentes que puede haber sobre un lugar, ¿verdad?
Bueno, ya sabéis que encontráis fotos de mi podcast en Instagram con el #PodClubAlicia y #amiaire y que podéis aprender las palabras nuevas de esta emisión con el entrenador de vocabulario. El 23 de septiembre estaré de nuevo con vosotros en la página web podclub.ch o vía app hablándoos de arte. Arte en la ciudad y en el campo, en España y en Suiza. Hasta entonces, cuidaros y que os vaya muy bien.


[1] (el) ajedrez: es un juego de mesa que tiene peones, caballos, torres, alfiles, damas, un rey y una reina.
[2] estar al volante: estar conduciendo el coche
[3] normal y corriente: muy normal
[4] tremendo: grande
[5] al mal tiempo, buena cara: hay que ser optimista y continuar hacia adelante con ánimo, auque haya problemas
[6] falta de caridad: una persona que no tiene solidaridad
[7] (el) pastor: hombre que cuida las ovejas
[8] ignorar: no hacer caso, no tener en cuenta
[9] inundar: cubrir, llenar por completo
[10] (el) ermitañ : persona que vive en soledad
[11] (el) pecado: algo que se ha hecho mal, que no es recto, que no es justo
[12] (el) delincuente: ladrón, persona que roba
[13] convertir: transformar, cambiar
[14] prácticamente despoblado: con muy muy pocos habitantes
[15] empeñarse: esforzarse, intentar, querer
[16] http://www.hinojosaguadalajara.es/introduccion.htm
[17] (la) cosechadora: una máquina muy grande que se usa para recoger los frutos del campo
[18] (la) caldereta de cordero: guiso que se hace con verduras y carne de cordero; es una comida típica, tradicional del centro de España
[19] (el) acontecimiento: evento, acto
[20] (el) alcázar: castillo o palacio fortificado; esta palabra viene del árabe

KOMMENTARE ANZEIGEN  

Jürg 09-09-2016 17:55
A mí me gusta mejor la leyenda del pastor y San Antonio porque en la vida hay muchas vezes personas que se portan como pastores y en verdad no lo son.